domingo, 10 de junio de 2018

Pablo Poblado, henchido de amor

Días atrás Pablo Poblado presentó su disco Tony Yesterday. La cita fue en la sala de El Patio Cultural de la Biblioteca Mariño, Corrientes. El repertorio tuvo pletórico de canciones propias que el público acompañó con aplausos y un silencio sentido. El músico además presentó el videoclip Escuelita 32, cuyo tema compuso en honor al establecimiento de Charata que sufriera un incendio y que motivó a la creación de la canción. Los Telepáticos, la banda que acompañó a Pablo mostró toda su potencia y talento musical.

por Paulo Ferreyra
paulo.ferreyra@yahoo.com.ar


El músico, autor y compositor Pablo Poblado sube al escenario pasadas las 22.30. Ensaya algunas canciones solo con la guitarra. “Vamos convocando a la gente para que se acerque”, se excusa ante el pequeño, apretado y silencioso auditorio. Las cuerdas de acero rompen el ambiente y su voz comienza a palparse en la noche.


El músico puso a punto una cámara y un celular para registrar el concierto. Pablo se mueve de un lugar a otro. “Ya empieza, gente”, desliza mientras busca la clave de un celular. Finalmente, a las 23 sube toda la banda y el show arremete arrollador. La banda estaba conformada por Esteban Peón en batería, Diego Cubilla en teclados y Ema Araujo en guitarras.



“Qué delicia son tus caricias”


“Tengo mi primer disco. El disco titulado Yony Yerterday contiene ocho canciones, todas muy distintas: boleros, rancheras, vals, baladas, pop, gypsy jazz, rock”, cuenta Pablo. Sin embargo, no cuenta que están atravesadas por el amor. El amor desde su escuela hasta las múltiples formas de amar lo cotidiano.

“Esta es la banda telepática. Es un placer tocar con ellos. Estoy muy agradecido, no ganamos un peso pero estamos acá. Algún día vamos a ganar algo”, deslizó en un momento mientras tomaba la lista de temas en sus manos.


"Tengo el sabor de tu piel almibarado"

En medio de la presentación hizo un tema de Seba Ibarra. En el público hay un silencio que lo escucha todo con atención. La puerta de la sala está abierta y el sonido se expande. También se contrae con las voces y la música que vienen del patio. Después alguien se percata y vuelve a cerrar la puerta.


El sonido en la sala está ajustado a la perfección, se escucha muy bien desde las voces hasta los instrumentos. Algunos transmiten el concierto en vivo a través de las redes sociales. “Bravo, bravo, bravo”, se suceden las voces tras el final de cada tema.


“Durante el concierto hubo un pantalla con imágenes de algunos videos de Pablo Poblado. Se dibujan distintas escenas. Se proyecta también ahí su sombra que se mece durante cada canción.


"En la vida soy un boxeador. Nadie me enseñó a vivir"

Alguien se acerca a Pablo y se ofrece para pasar la gorra en la sala. También para dejarle una flor al alma. Pasan la gorra mientras él insiste en agradecer la presencia de todos. “Gracias. Gracias por acercarse esta noche y terminar así este domingo. Gracias por venir. Gracias. Gracias”, repite mientras su voz se va apagando para dar paso a los nuevos acordes. Pablo Poblado está henchido de amor y algo de eso llega al espectador. Los aplausos de pié despiden una velada potente.

0 comentarios:

Publicar un comentario