"Navegamos sin más pretensiones que ver los ríos libres"

Jorge Mazzochi, Sebastián Arena y Hernán Gigena partieron días atrás en kayak desde El Pintado a Buenos Aires.

“La hoja es el equivalente a la vida”

Entrevista con Franco Rivero

Ciclo Conversaciones de Novela en el Fogón

Entrevista con Luis Argañarás

viernes, 25 de enero de 2019

Paisajes


Este es el título del primer disco del trío Delvalle, Fernández, Galarza. Ellos vienen desde hace un tiempo sumando un sonido puro y con colores diversos. 


El disco es un registro único con temas propias, donde un abanico de lenguajes de la región quedan plasmados musicalmente. La cadencia del piano, la sutileza de las cuerdas de acero retozan muñidos por el fuelle. Dentro del disco podrán apreciarse temas como “descifrando signos”, “contrarreloj”, “carta a Tito”, “paisaje”, “lejos”, “Vals para mamá”, “trajes”, “noche en Asunción”, entre otros. La música se abre para un lazo trenzado en un amplio patio o en el reducto de un monoambiente. Delvalle, Fernández, Galarza salen al encuentro de su público con música movilizante. El material llegó hace pocos días atrás y ya comenzó a pasar de mano en mano. Por la red social de Facebook los músicos ofrecen contactos directos para la entrega del disco.

jueves, 24 de enero de 2019

Diego Boris “El riesgo artístico es un valor”

 En la reciente edición de la Fiesta Nacional del Chamamé el Instituto Nacional de la Música (Inamu) presentó el libro que difunde la obra de Mario del Tránsito Cocomarola. “La intención fue realizar un libro que testimonie parte de la obra. Porque la obra completa de Cocomarola es muy grande”, explicó Diego Boris. El libro fue realizado en conjunto con el instituto de Cultura de la Provincia de Corrientes. En la oportunidad dialogamos sobre otras funciones del Inamu y de la llegada del primer disco de Delvalle, Galarza, Fernández.


Por paulo ferrerya
paulo.ferreyra@yahoo.com.ar

Foto Gentileza Instituto de Cultura.
Por Zulma Ruiz Cuevas.

“El Taita. Obra de Mario del Tránsito Cocomarola” es el título del libro. Al respecto Boris comenta, “realizar este trabajo era un desafío para el Inamu. Esta era la posibilidad de plasmar en un formato donde pueda haber un equilibrio entre lo académico y lo popular. Esta es parte de una obra que permite que músicos de diferentes lugares del país, algunos que se están formando, puedan acceder a esa obra y así puedan también interpretar lo más cercana posible a como lo hacía Tránsito”.



El libro contiene partituras y acordes que posibilitan interpretar la música de manera correcta. “Nos pareció que este marco del Centenario del nacimiento de Cocomarola era muy importante para hacer este aporte. El material fue trabajado junto al Instituto de Cultura de la Provincia de Corrientes”. Además entre sus colaboradores se encuentra el músico y compositor Joselo Schuap.



“Además contiene testimonios de gente que lo conoció y de gente que tiene muy claro el rol que cumple Coromarola en el chamamé. Creo que su aporte está más allá de un sector de la música y alcanza a todo la música popular argentina. Están las opiniones de Coquimarola, Gabriel Cocomarola, entre otros. Además Osvaldo Burgos con Neli Saporiti encabezaron el equipo que realizó las transcripciones de canciones”, explicó Boris. También el material incluye fotos inéditas que aportó la familia.

“Una partida de libros llegará al Instituto de Cultura de la Provincia de Corrientes para que ellos los puedan distribuir en los establecimientos de educación artística. El Inamu hará lo mismo en el país y en los próximos meses estará colgado en nuestra página web . Cualquier institución educativa de música pueda dirigirse a www.info@inamu.musica. ar para solicitar el libro”, informó Boris sobre la distribución del libro.


“Cocomarola fue un adelantado”


“En este libro también se asienta que Cocomarola en su momento fue un adelantado. Él logró realizar la forma musical del chamamé. Se ha convertido hoy en un clásico porque en su tiempo fue más allá de la zona de confort. Entonces, aquí queda explícito el hecho de que hay que arriesgarse en el hecho artístico. Esto es todo un mensaje para las nuevas generaciones. Si hoy estamos hablando de la obra de Tránsito Cocomarola es porque él dió un paso adelante en la forma de hacer chamame. Esta obra permite eso, ver y buscar el riesgo artístico o la incertudumbre en el arte como un valor”, subraya el presidente del Inamu, Diego Boris.


En comunicación telefónica hacemos silencio. Boris busca palabras en ese silencio. Al fin llega y subraya su idea, “muchas veces los músicos tienden a quedarse en un lugar de confort. Yo también. Sucede que muchas veces los músicos tendemos a quedarnos en una zona de confort que a veces garantiza una audición. La obra de los grandes artistas como Cocomarola, Piazzolla, entre otros, trascendió ya que tomaron riesgos y rompieron con la forma hegemónica de hacer música en su tiempo”, concluyó.


Nuevo disco. Soporte físico

“En el advenimiento de la tecnología digital los formatos físicos parece que dejan de tener importancia. Lo digital tiene sus beneficios, no tiene costo y es fácilmente subible algo a la red para que todo el mundo lo vea. Esa tentación de salir de lo físico muchas veces hace creer al músico que el disco no es importante”, explica Diego Boris.

“Sin embargo es muy importante dejar testimonio en un formato profesional inmodificable. Una parte del hecho artístico de lo que llamamos una carrera debe quedar registrado. Porque uno no tiene que caer en la tentación de modificarlo todo todo el tiempo, lo digital con todo lo bueno que tiene trae lo malo de creer que se puede modificar todo todo el tiempo”.

“Por ejemplo, ahora toco la guitarra mejor que hace un año y canto mejor porque hice entrenamiento vocal. Entonces voy modificando todo el tiempo y así no se constituye un proyecto musical. ¿Qué hubiese pasado si no podríamos acceder a los primeros discos de Almendra, de los Bealtes, de Cocomarola?. Todos estos discos dejaron testimoniado un espíritu en un formato inmodificable”.

“El Inamu llega hoy a todo el país con músicos que graban un disco profesional. Este hecho artístico es muy importante, fue importante hace tantos años atrás y seguirá siendo importante para el Instituto de la música”, subrayó Boris.


“Dejamos testimonio de una época”

“Llegó nuestro disco. Gracias a que existe el Instituto Nacional de la Música (Inamu). Estamos eternamente agradecidos”, así expresaron días atrás Pablo Delvalle, Billy Fernández y Rodrigo Martín Galarza. Estas muestras de agradecimiento se extienden a lo largo de todo el país con músicos de diferentes géneros. "ELL disco es un hecho artístico muy importante. Fue importante hace unos años atrás y seguirá siendo importante para el Inamu”, subrayó Boris. “Nos pone feliz esta situación”.

El Inamu es un ente público no estatal que tiene por objetivo el fomento, apoyo, preservación y difusión de la actividad musical en general y la nacional en particular. Fue creado por la Ley N° 26.801. El principal financiamiento proviene de la Ley N° 26.522, artículo 97, inciso G (2% de todo lo recaudado por la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual). El Directorio está integrado por un presidente y un vicepresidente.

Hace unas semanas Diego Boris estuvo por el litoral y habló sobre los objetivos que tienen. En esta ocasión advirtió que seguirán apostando al debate y a la profesionalización de los músicos. “Para conocernos creamos espacios para debatir sobre las condiciones en las que se realiza nuestra profesión”, explicó.

Desde hace ya un tiempo el Inamu realiza convocatorias para la entrega de subsidios. Estos están destinos exclusivamente a las instancias de producción y/o edición de fonogramas, y su correspondiente replicación en soporte profesional. Sólo lo pueden solicitar músicos nacionales registrados independientes en el Inamu, conforme el artículo 24° de la ley N° 26.801.


Circuitos para la música en vivo


“Para este año y para los años sucesivos tenemos como objetivo construir un circuito estable de música en vivo. Queremos crear un circuito que permita a los músicos trabajar en condiciones dignas, que puedan cobrar y mostrar su música en todos los lugares del país. El circuito de música es importante para que el músico pueda trabajar en condiciones dignas, pueda crecer como profesional y vender sus discos”, concluyó Diego Boris.


Paisajes

Este es el título del primer disco del trío Delvalle, Fernández, Galarza. Ellos vienen desde hace un tiempo sumando un sonido puro y con colores diversos. El disco es un registro único con temas propias, donde un abanico de lenguajes de la región quedan plasmados musicalmente. La cadencia del piano, la sutileza de las cuerdas de acero retozan muñidos por el fuelle. Dentro del disco podrán apreciarse temas como “descifrando signos”, “contrarreloj”, “carta a Tito”, “paisaje”, “lejos”, “Vals para mamá”, “trajes”, “noche en Asunción”, entre otros. La música se abre para un lazo trenzado en un amplio patio o en el reducto de un monoambiente. Delvalle, Fernández, Galarza salen al encuentro de su público con música movilizante. El material llegó hace pocos días atrás y ya comenzó a pasar de mano en mano. Por la red social de Facebook los músicos ofrecen contactos directos para la entrega del disco.

viernes, 4 de enero de 2019

“Somos kavayú karacha”

Los lugares son personas. Llevamos en nosotros esas personas y esos lugares. Tanto para su esposa y sus hijos, en primer orden, como también para sus amigos, el Chueco vive en nuestra memoria y en ese pedazo de cielo de Paso de la Patria. El amigo Joselo Schuap compuso hace tiempo, movido por ese profundo agradecimiento que despierta la acogida de los Binda, una canción, “Somos kavayú karacha”.


Kavajú karacha. Así reza el nombre de su casa, en el barrio de los pescadores y frente al Paraná. Salía al encuentro con una sonrisa. Su siguiente paso era entender la mano y, si había ocasión, también extendía el vaso. En la casa de Horacio "Chueco" Binda los encuentros se hicieron entrañables. Hace apenas unos días evocábamos una de esas noches, cuando estando toda la familia de repente la voz de su pequeño nieto Ramiro irrumpía: “ahí llega el amigo de Wowo”. Y seguidamente ese amigo, Esteban “Agüicho” Fleitas, nos regalaba su música y su calidez de persona.



Estos días de verano nos recuerdan esa mirada desde Kavayú Karacha al río Paraná. Ahí estaba el Chueco en distintas horas del día, solo o rodeado de amigos, familiares. Lo recuerdo inquiriendo algo sobre chamamé o contando cosas del verdadero chamamé, del que se hace tierra adentro y entre amigos. Siempre con su sonrisa presente. Alguna vez Hamlet Lima Quintana y Enrique Llopis escribieron: “Hay gente que con sólo sonreír entre los ojos nos invita a viajar por otras zonas, rompe la soledad, pone la mesa, sirve el puchero”. 



Gracias Chueco por esos momentos compartidos, por esas sonrisas. En ese lugar somos indestructibles.







“Somos kavayu Karacha”

por Joselo Schuap




La vida con sus bemoles

Los afino al mismo tono

Distintas sangres y dones

Viviendo del mismo modo

Cabalgando hacia la tierra

De calandrias y de tordos

Sembrando la margarita

O peleando contra el lodo

Manteniendo la sonrisa

Al ganar o perder todo

Va el kavayu Caracha

de Par a par... Codo a codo.....





Hermanos por elección

Transfusión malbec Al vaso....

Sanguíneo quise decir

No confunda en el mal paso

Desconfíe en quien no brinda

Con la uva borrabina

Kabayu Caraya es tinto

Se nota cuando camina...

Por eso fue que llegue

al navegar de la vida

a juntarme y comprender

porque era que Dios los cría.



Cabalgaron a mi encuentro

el Chueco, Gordo y Marila

sabiendo sacar ventaja

de amarras de cortesía

kavayu Caraya somos

me dijeron enseguida

pregunte y me respondieron

....se nota como camina....