Vasco Baigorria


Manos callosas del fantasma verde


El Vasco Baigorri es periodista y escritor.. Poeta con más de 40 años de trayectoria, faja de honor de la SADE, miembro fundador de AVE (Aristóbulo del Valle Escribe), director de revistas de literarias, es además un activo luchador de la flora y fauna de la región, de sus ríos y su tierra, y también de sus hijos. Es por ello que integra el Grupo Ecologista Kuña Piru y el Equipo Misionero de Pastoral Aborigen, trabajando codo a codo con los mbya. De su libro, Las cabañas, traemos este racimo de poemas vitales:

Texto y selección a cargo de
Facundo Binda
chamame@argentina.com



Saldo

Te debemos la memoria,
la sangre, la bravura.
Te debemos el grito,
la lucha y la caricia.
Te debemos el llanto,
la semilla y el ejemplo.
Te debemos el silencio,
el arado y la poesía.
Te debemos demasiado,
mujer,
para pagarte con un poema



Ovarios


Juana, mística flor de América,
la Cruz fue tu guía.
Juana, masticando pólvora
Amamantaste a tus hijos.
Coronela Azurduy,
España aún llora sus banderas.
Alfonsina, sólo Alfonsina
hasta el mar reclamó tus poemas.
Eva, no, Evita,
tu nombre se levanta en millones.
Vicky, la terraza y la sangre,
La tinta de la Carta a los Comandantes.
Susana pilar,
Siempre se puede dar más.
Mujeres,
                   simplemente
                                         mujeres.



Tarefa

Sabrá el surco del dolor
del otra vez hinchado vientre
tu hombre vuelve del yarbal
manos vacías y hambre cansado.

En las nervaduras de la hoja
tiene escrito su futuro de mate cocido,
anestésico del hambre
calmador de lágrimas.

Manos callosas del fantasma verde
acarician, en silencio derrotado,
cabezas de esperanzadas miradas,
y mocosas narices.

Destruido desde cómodos sillones,
se sienta mastica bronca
mirando la noche,
su torturador le hace compañía.

La calabaza le calienta la mano,
mudez de rabia contenida
y la firme promesa repetida,
mañana será mi día.



Ellos

Las botas empolvadas
el corazón en la mano
las suelas gastadas
en los caminos de la lucha.

El abrazo franco
el alma en las convicciones
las manos abiertas
el dolor cerrado.

La risa clara
la fe en el triunfo
el paso firme
la vista en el futuro.

Una palabra en los labios
la soledad vencida
amigo, hermano,
la vida compartida.



0 comentarios:

Publicar un comentario