"Navegamos sin más pretensiones que ver los ríos libres"

Jorge Mazzochi, Sebastián Arena y Hernán Gigena partieron días atrás en kayak desde El Pintado a Buenos Aires.

“La hoja es el equivalente a la vida”

Entrevista con Franco Rivero

Ciclo Conversaciones de Novela en el Fogón

Entrevista con Luis Argañarás

viernes, 23 de diciembre de 2016

"Con la emoción ceñida en los ojos"

Días atrás el Centro Cultural Alternativo de Resistencia se colmó de poesía y música. Los protagonistas fueron Lucho Guedes, Seba Ibarra, Mario Caparra y Tony Zalazar. "La esencia de la poética de Lucho Guedes radica en manifestar los sentimientos encontrados que surgen en nuestras relaciones personales y cotidianas. Además con el condimento de siempre intentar salvar el corazón", manifestó en la velada Tony Zalazar.

paulo ferreyra
paulo.ferreyra@yahoo.com.ar


Hay unos pequeños grupos en ronda. En el ambiente se escucha música y el murmullo de algunas conversaciones encendidas. Algunas banquetas ahora hacen de mesa que se pueblan de cerveza, sopa paraguaya, en algunos casos libros recién comprados.

En el modesto escenario Tony Zalazar ensaya la lectura de poesía, en su rostro se dibujan algunos gestos, eleva sus cejas e ilumina sus ojos. Mientas tanto va separando unos recortes de papel cargados - después sabríamos - cargados de poesía.

Toda la escena transcurre bajo el ambay. Ambay es el patio cecualero, es el árbol, es el pulmón y el testigo de las noches culturales del CECUAL. Tras la presentación de "Corcho" ya están dispuesto a regar la noche de poesía y música Lucho Guedes, Seba Ibarra, Tony Zalazar y Mario Caparra.

"Me encanta venir a Resistencia", desliza en voz baja Lucho Guedes. "Me encanta venir acá porque en primer lugar paro en la casa de Seba Ibarra, él es un gran amigo, estoy muy cómodo en su casa y la paso muy bien. Además venir al CECUAL es hermoso porque es distinto a todo", concluye antes de volver a la guitarra.

La noche fue coqueteando todo el tiempo entre la poesía y la música poética. Harto difícil sería describir cada momento, quizás alcance con decir que fueron mucho momentos de gran emotividad y con la emoción ceñida en los ojos. Sin embargo también hubo distención y sonrisas, en uno de esos hiatos Lucho Guedes contó sobre su gran aporte a la cultura argentina. "Hoy he inventado una bebida nueva. Ustedes pueden hacerlo también en sus casas. Hoy hemos inventado el tereré de fernet", comentó y se llevó algunas sonrisas tímidas. "No hace mal", afirma Seba Ibarra.

Por momento un sábado a la noche sólo gobiernan la poesía y la música. La voz y las cuerdas de la guitarra - esas cuerdas que esquivan la afinación justa y que parecen desvelar a Guedes. Hasta los vehículos y los colectivos que pasan frente al CECUAL parecen apagarse ante tanto calor cultural.

jueves, 15 de diciembre de 2016

Guaú Trío presentó su disco Alma Guaraní

Días atrás Guaú Trío brindó un cálido repertorio donde mostraron los temas de su segundo material discográfico "Alma Guaraní". La cita tuvo lugar en el Espacio Maracuya y ese marco fue el reencuentro con la sonoridad del litoral en clave jazzística. El trío conformado por Lucio Sodja, Alejandro Ruíz y Jorge Castro se fue prendido de aplausos y el afecto de los presentes.

paulo ferreyra
paulo.ferreyra@yahoo.com.ar


Cerca de las 20 horas llega Jorge Castro, tras los saludos Lucio Sodja dispone todo para abrir el Espacio Maracuyá. Casi como un rayo cae Alejandro Ruiz. La tarde se va escurriendo y Guaú Trío ya está completo, son los primeros en llegar y en disponer todo para la velada. Algunas charlas se encienden sobre el tiempo, la lluvia, el futbol, la familia. Media hora después comienza el ensayo sin preámbulos, alguien echó a rodar un acorde y los demás se dejaron llevar, sin mirarse, sin buscarse, sin hablarse.
Foto Gentileza Alejandro Ruíz
Las paredes y algunos espacios están regados con el arte de artistas de la región. "Yo me escuchó bárbaro", desliza Lucio tras el primer tema. Deja un silencio abierto para oír las respuestas de Jorge y Alejandro, "está todo bien", responden en coro. La prueba de sonido sigue con algo más enérgico, una pulsión más alta.

Cerca de las 22 está todo previsto. Sandra atiende con esmero en cada mesa, escucha con atención, lleva la sonrisa puesta en el rostro de dientes muy blancos. En torno a una mesa se disponen algunas bebidas, hay empanadas, la charlas se dispara desde el significado de Guaú hasta el fútbol, el rodado de algunos autos y su estabilidad, entre otros temas.

La música comienza con “Trasnochados espineles", "la cau", "alma guaraní" y "mirame". Desde los primeros acordes se proyectan los flashes de los celulares, el público está sumido en silencio, alguien mesen su cuerpo, hay cruces de miradas, los aplausos se hacen pidiendo permiso para cortar el sosiego dejado atrás por la última nota.

"Bienvenido al Espacio Maracuya. Vamos a presentar nuestro segundo disco e incluso armamos el repertorio respetando el orden del disco", cuenta Lucio Sodja. En el trío se coquetean el bastón de mando de la música, por momentos es el bajo, por momentos es la batería y por momentos es el piano. "La identidad del trío es una identidad colectiva. No es algo que se me ocurrió a mí y ahora sale. No, el trío tiene identidad con tres personalidades que aportan para formar una sola identidad en Guau Trío. Las experiencias de cada uno nutren nuestra identidad", había comentado ya a este periodista uno de sus músico.



"Vamos ser un tema de Ramón Ayala que se titulado Canto al Río Uruguay. Ramón nos inspira tanto en el primer disco como en este segundo material discográfico. Este tema de Canto al Río Uruguay tiene una reminiscencia carioca y entonces nosotros le dimos una vuelta más al tema", deslizan al presentar Canto al Río Uruguay. El repertorio del disco continuó con "mis noches sin ti" y un restailen del "cosechero".

"Gracias por los aplausos y los silencios", expresa uno de los músicos y sobre el final interpretan "Retrato de un pescador", "Merceditas" y "Puerto Tirol". Con los ojos entornados, hamacándose al ritmo de la música, el público se reconoce y se conecta con la propuesta musical de Guaú Trío. Los músicos no están impostando nada y todo se destila para reavivar el torrente sanguíneo.

Por un momento un bebe balbucea, su expresión suena tímida, afectuosa, tierna, se despierta en haz de luz. Fue por un momento cuando se llevo el protagonismo, nuestras miradas, que luego volvieron vivas, latentes, corporal a la música.

Este segundo material discográfico de Guaú Trío "Alma Guaraní" anima, caldea y templa su camino iniciado con el disco "Jazz Sudaca". El repertorio esta regado con la cadencia y la energía suficiente para ofrecer emociones frescas, lozanas y eléctricas. El trío sigue manteniendo esa libertad musical para volar, se toman de la mano de un tema "conocido", amasan sus gustos musicales y echan andar su propuesta musical. Incluso comienzan a ofrecer temas propios, "suave como pincel de Dali" tema de Alejandro Ruíz donde interviene el guitarrista invitado Avo Almirón. La propuesta está abierta, resta esperar unos pocos meses más cuando el disco ya esté en los stand o en las vitrinas de la región.

lunes, 12 de diciembre de 2016

“Esta formación vino para quedarse”

Mauro Bonamino, Marta Toledo, Samuel Rodríguez y Federico Mayuli se presentarán el próximo sábado 17 de diciembre en el Cine Teatro Opera de Paso de los Libres. “Esta formación se va a sostener por los vínculos y porque encontramos el sonido que buscábamos. Ya tenemos presentaciones este mes y estamos confirmados para la Fiesta de la Energía en Ituzaingo y para la Fiesta Nacional del Chamame en Corrientes”, adelantó Mauro Bonamino. Además el músico nos cuenta cómo vivieron su experiencia en la gira por Europa.

paulo ferreyra
paulo.ferreyra@yahoo.com.ar


Desde los cuatro años Mauro Bonamino viene transitando la vida musiquera. Ya editó material discográfico en soledad y este año formó un cuarteto con Marta Toledo en voz, Samuel Rodríguez en guitarra y Federico Mayuli en contrabajo. Esta formación ahora llegó para quedarse.


Más allá de lo musical hay una sincronía humana entre los cuatro muy importante. Esta sincronía es trascendental a la hora de llevar adelante un proyecto. Hemos construido un vínculo humano y musicalmente tenemos ideas muy parecidas, tenemos gustos musicales o estéticas emparentadas, el laburo en este contexto es muy ameno. Estar bien como compañeros y amigos nos ayuda a trasmitir los resultados que aspiramos”, comenta ahora en comunicación telefónica Mauro Bonamino.

En septiembre último esta formación viajó a Europa y recorrió distintas ciudades llevando una propuesta única y diferente. “El objetivo de ir los cuatro fue porque queríamos que el público acceda al chamame con un sonido envolvente y natural.  Durante la gira se tocó de la manera más natural posible. Queríamos que quienes se encontraran con el chamame por primera vez tengan ese impacto que tiene la rítmica del chamame”, cuenta.

Consultado sobre la respuesta del público ante esta propuesta Mauro Bonamino no duda en afirmar que fue óptima. “En los lugares donde nos presentamos tuvimos la grata experiencia de encontrar a mucha gente cautivada por el chamame. Había un profundo silencio, un respeto total por la música, nos encontramos con la mirada puesta en la música latinoamericana donde el chamame no ocupa un lugar menor”.


Mauro Bonamino tiene dos discos en su andar musiquero, Insistencia y Atemporal. Ha tocado con diferentes grupos y acompañado a diferentes solistas del ambiente chamamecero. Ahora sostiene y subraya que encontró una sonoridad con el cuarteto. “Mis composiciones ahora están paradas. Durante la gira uno se cultiva y se construye tierra fértil para componer. Pero la gira también nos consolidó musicalmente a todos. Tocamos mucho durante la gira. Esta gira nos aglutinó, nos junto, nos empasto, lo cual hace que entremos a tocar con mucha más confianza. El mes próximo vamos a grabar y vamos a concentrarnos en nuestro material discográfico”, adelantó el músico y acordeonista.

domingo, 11 de diciembre de 2016

Fulgurante mosaico en el Museo de Bellas Artes

"Aquí se puede ver madera, textil, plástico, lana, bordado, ensamble textil, calado, diferentes técnicas aplicada a una sola obra de arte", cuenta bajo una sonrisa silenciosa Gustavo Mendoza. El Instituto de Cultura de la Provincia de Corrientes junto al Museo Provincial de Bellas Artes “Doctor Juan Ramón Vidal” inauguraron días atrás la Muestra Manglar del artista Gustavo Mendoza. La muestra está abierta en la Sala "José Negro" y es un desafío a los visitantes ya que interpela, moviliza, sumerge al espectador a la obra y cambia el eje de atención.

paulo ferreyra
paulo.ferreyra@yahoo.com.ar


El cielo está encapotado. Hace calor y el aire resulta pesado. La noche está cerrada. Casi imperceptiblemente comienzan a caer finas gotas que hacen dibujos en el piso del Museo de Bellas Artes. En este ámbito es inevitable pensar si Seurat o Signac se inspiraron en esos puntos dibujados por una lluvia para comenzar a crear su arte en Francia. Los dibujos se intensifican y en un instante se funden en el piso, ya no quedan más que recuerdos.



El miércoles último el arquitecto Gabriel Romero, presidente del Instituto de Cultura junto a Luis Bogado y Elizabeth Andreau inauguraron la Muestra Manglar de Gustavo Mendoza. "Después de diez años vuelve este gran artista a exponer en el Museo de Bellas Artes. Esta es una apuesta diferente porque es una gran instalación que abarca toda la sala principal del Museo", expresaron en la apertura.

A continuación de las palabras de protocolo el público ingresó rápidamente a la Sala José Negro. Enseguida se encendieron charlas dispersas sobre la calidad de la muestra de Gustavo Mendoza. Hay varios jóvenes que toman fotos y comentan con avidez, energía, sutileza, calor. El artista concede algunas entrevistas, sonríe, se muestra feliz, su rostro cobra energía ante una nueva consulta sobre su arte. Durante la inauguración camina en la sala espaciosa con los ojos vivos.


"Esta muestra surge por una inquietud del Museo. Siempre me interesó el objeto y la tridimensionalidad. Ahora me pareció interesante abordar el espacio del Museo. Entonces pensé en montar una muestra de grandes dimensiones que ocupara todo el espacio y que el público se sintiera un poco inmerso en la obra. El concepto surge desde la naturaleza que vengo trabajando hace un tiempo, también está el entorno que confrontamos y esa tensión que se produce entre lo natural y lo artificioso", comenta Gustavo Mendoza.

El artista y su obra se llevan todas las fotos, en su obra y sus palabras están puestas la mirada y la atención. "Hace tiempo que vengo trabajando el objeto y el material textil. La intensión fue usar diferentes materiales que identifica mi obra. Aquí se puede ver madera, textil, plástico, lana, bordado, ensamble textil, calado, diferentes técnicas aplicadas a una sola obra", resalta.

Lo primero que uno observa al ingresar a la Sala es un carpincho. "La figura del carpincho la tomo de una manera simbólica, esto no es un muestrario regional ya que me interesa la potencia simbólica que tiene el carpincho en la región", cuenta Gustavo Mendoza. "Así se aborda en esta muestra la religiosidad popular y después lo confronto con otras situaciones. Me interesa la morfología y la estética del animal pero al mismo tiempo me gusta llevarlo a otro ámbito fuera de la naturaleza. Cerrar el año exponiendo en el Museo de Bellas Artes de Corrientes es cerrar el año de la mejor manera posible", concluye.



martes, 6 de diciembre de 2016

Masivo apoyo a la Postulación del Chamame como Patrimonio de la Humanidad

Días atrás tuvieron lugar las primeras jornadas de Espacios de Diálogo y Reflexión sobre la postulación del Chamame para integrar la lista representativa de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Organizado por el Gobierno de la Provincia a través del Instituto de Cultura de Corrientes, estuvieron presentes autoridades y funcionarios nacionales. Los dos jornadas contaron con la presencia de músicos, difusores, poetas, funcionarios, referentes y público en general venidos desde Córdoba, Chaco, Santo Tomé, San Roque, Ituzaingó, Monte Caseros, Empedrado, Alvear, Saladas, Corrientes, Virasoro, entre otros localidades que dijeron presente en estas jornadas. “Vamos a poner todos los recursos disponibles porque estamos convencidos del valor patrimonial que tiene el chamame para Corrientes y la región”, resaltó el arquitecto Gabriel Romero, presidente del Instituto de Cultura.

paulo ferreyra
paulo.ferreyra@yahoo.com.
ar

Estas jornadas de espacios de diálogo y reflexión se realizaron en el salón Verde de Casa de Gobierno, mientras la tarde se escurría fueron llegando músicos, poetas, escritores, compositores, periodistas, fotógrafos, funcionarios y público en general. Entre los primeros funcionarios en expresar sus palabras estuvo Eduardo Sívori, director del área de Artes Escénica, Música y Artes Audiovisuales del Instituto de Cultura, “en primer lugar agradecemos el acompañamiento a este proceso. Esta postulación del chamame como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad es en favor del pueblo chamamecero. En el pueblo está lo que nosotros llamamos el ADN de un género que trasciende lo musical”, destacó.


Sara Spagnolo destacó los logros de Liliana Varela, quien se desempeña como directora general de Cultura de la Cámara de Senadores de la Nación y es la Coordinadora Responsable de la postulación del Chamamé como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en la UNESCO. “En este camino debemos atender que la UNESCO atiende el respaldo de la comunidad. Aquí no se trata solo del chamame sino también de quienes disfrutan de su música. Este camino de diálogo y reflexión ya es valioso. La sabiduría, el conocimiento, el saber de todo lo relacionado con el chamame está en el pueblo y hay que traducirlo en un papel”, expresó Varela.

En la ronda de opiniones se expresaron Hugo Quiróz, de Monte Caseros, entre otros. Mirian Asuad, por ejemplo, manifestó que “el chamamé es uno solo. No lo estamos defendiendo de nada porque no nos atacan, al contrario, venimos a apoyar esta postulación. Soy chamamecera desde la cuna y de oído. Esta postulación nos pone muy feliz a la familia chamamecera. También soy feliz porque hoy veo a mi hija crecer como chamamecera. El chamame es mi vida”, resaltó.

Por su parte, la periodista y escritora Moni Munilla comentó que “hay que apoyar al chamamé. Me conmueve ver esta reunión y ser testigo de las definiciones que brindan cada uno de ustedes sobre el chamamé. Hay que apoyar al chamamé. Somos todos chamameceros. Más allá de los espacios donde se difunde el chamamé nosotros lo llevamos en el alma, lo llevamos a todos lados y defendemos nuestro idioma guaraní”, concluyó.

Lorena Larrea Catterino comentó que es chamamecera desde la cuna. “Esta postulación viene a sostener algo que viene de muy adentro. En mi caso mi padre, mi madre eran chamamceros. Quiero que mi hija también sea chamamecera. Entre todos juntos vamos a poder mirar para adelante. El chamame es un sentimiento y creo que hay muchas cosas que hacer por esto que es nuestra cultura, nuestra manera de ser”, destacó.


Por su parte el arquitecto Gabriel Romero, presidente del Instituto de Cultura de la Provincia de Corrientes expresó que desde el organismo “nosotros decimos que somos la capital mundial del chamame y para ellos nos podemos a trabajar por un género que va más allá de la música. Nos interesa las políticas a largo plazo, desde nuestra gestión y desde el Gobierno de la Provincia de Corrientes trabajamos por la postulación del Chamame como Patrimonio Intangible de la Humanidad", resaltó. Además el funcionario adelantó que la postulación del Chamamé como Patrimonio Intangible de la Humanidad será presentada por el Gobierno de la Provincia el próximo 31 de enero del 2017.

En las dos jornadas varios músicos, periodistas, escritores hicieron uso de la palabra para apoyar y sostener esta postulación del Chamame. También habló Liliana Varela quien manifestó que viene a apoyar y trabajar con la provincia por esta postulación. "Mi función en este caso es muy humilde, yo trabajé en la postulación del Tango y ahora vengo aquí a trabajar con los correntinos es pos de lograr esta postulación. Creo que el chamame debe ser declarado Patrimonio de la Humanidad porque es mucho más que una música, mucho más que una poesía, es mucho más que un género. Pero también estoy aquí para que los chamameceros me digan y definan al chamame", sostuvo.

Entre las múltiples palabras que se hicieron escuchar en estas jornadas también llegó la palabra de Raúl Barboza, quien en oportunidad de la Declaración del Chamame como Patrimonio Intangible del MERCOSUR expresó su compromiso con la cultura y la música. Además también habló Faustino Flores, músico y compositor, quien agregó que hay que “agradecer los espacios para difundir chamame. El chamame es nuestro, es la música más importante que tenemos los correntinos”. Por su parte Tono Benítez, chamamecero y conductor de programas radiales de chamame comentó que gracias al chamame conoció el país difundiendo esta música. “He recorrido muchos lugares y tenemos hermanos chamameceros en toda la argentina”, destacó.

Entre exposición y exposición se fueron tomando apunte de algunas definiciones como así también de algunas necesidades. “El chamame es uno solo, más allá de los diferentes estilos el chamame es uno solo”, resaltaron. También expusieron sobre la necesidad de que haya más espacios para la música y que el chamame se enseñe en las escuelas. “En la etapa de formación inicial es cuando nuestros niños deben saber sobre nuestra cultura, nuestra música”, subrayaron.

Los dos jornadas contaron con la presencia de músicos, difusores, poetas, funcionarios, referentes y público en general venidos desde Córdoba, Chaco, Santo Tomé, San Roque, Ituzaingó, Monte Caseros, Empedrado, Alvear, Saladas, Corrientes, Virasoro, entre otros localidades que hicieron escuchar su voz en favor del chamame.

En decir romántico y con cadencias en cada fraseo, Toto Semhan comentó y desando su poema “chamame mi pueblo”, compuesto junto a Camba Galleta. “Puedo hablar de mi bis abuelo, mi abuelo y mi madre. Mi bis abuela nació en el siglo XIX y solo hablaba guaraní. Con Camba Galleta escribí sobre “chamame mi pueblo” donde ensayé lo que somos”, comenta. “El chamame es nuestra sangre, el guaraní es nuestro idioma, somos románticos al hablar y somos pueblo”, destacó.

Por su parte Eva Silvero, profesora de literatura jubilada celebró la postulación del chamame como Patrimonio Intangible de la Humanidad. “El chamame está en mi caracú, lo llevo en mi sangre, también estoy trabajando en un proyecto para llevar el chamame en las escuelas donde podemos llevar la poesía, las canciones de amor, al terruño, a la flora y fauna, al trabajo. Será un libro que estamos pensado donde también incluiremos un disco con canciones”, comentó.

También habló Melody, una joven intérprete quien comentó que llegó desde Entre Ríos, “al chamame lo conocí por mi padre. Creo que hoy podemos usar las redes sociales para difundir nuestro chamame, a través de videos y canciones podemos transmitir nuestra música y nuestra cultura”, destacó. En estas jornadas también hablaron Gustavo Ledezma, Néstor Cantero, entre tantos otros que manifestaron su acompañamiento a la postulación del chamame como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

lunes, 5 de diciembre de 2016

"Cuando toco para mí estoy tocando para vos"

Carlos “el zurdo” Pérez volvió al país para quedarse. Percusionista y músico de gran trayectoria, acompañó en sus inicios a Renato Borghetti y en Brasil grabó más de 800 discos acompañando a diferentes artistas. Vivió en ese país dieciocho años y después se fue a Italia, donde también “creció musicalmente” y grabo con Laura Pausini, entre otros. Ahora está en Corrientes y el próximo 8 de diciembre se presente como artista invitado del Trío 180. En esta charla desentrañamos parte de la vida y la música de “el zurdo”, como lo conocen sus amigos.

paulo ferreyra
paulo.ferreyra@yahoo.com.ar


Carlos "zurdo" Pérez lleva la música en su decir, en sus palabras, en los movimientos que mecen su cuerpo, en sus manos cuando musicalizan la mesa para recordar un fondo musical. Carlos nació en Curuzú Cuatiá, después creció en Paso de los Libros, luego vivió 18 años en Brasil y 16 en Italia, de donde ahora vuelve a Corrientes, Capital.

Carlos "el zurdo" Pérez

Algunos amigos ya están felices con la presencia de "el zurdo" por estas tierras. Las consideraciones de los amigos riegan en bondades sus virtudes musicales y humanas. "Son hermosas esas palabras que tienen los amigos para con mi persona. En dos meses me encontré con muchos amigos y con varios de ellos me unen anécdotas de distintas épocas", subraya ahora frente a su entrevistador mientras bebe agua sin gas.

- ¿Cómo fue tomar la decisión de dejar Italia y volver a Corrientes?
- Me cansé un poco de Italia. Me cansé del sistema que se estaba viviendo allá. Pero realmente no sabía que acá las cosas estaban difíciles. No sabía que estaban peor que en Italia.

- ¿Cómo es eso?
- Aquí las cosas están peores en el sentido de que allá tenía un nombre y acá prácticamente tengo que empezar de cero. En Italia estaba trabajando con tres grupos, con dos tríos y un cuarteto. Ahora en Corrientes estoy buscando trabajo. Acá nadie me conoce. Uno de los motivos que me hizo volver fue que tengo una hija acá en Corrientes.

- ¿Tienes más hijos?
- Sí, tengo dos hijos en Porto Alegre. Si me iba con ellos al Brasil ahí las cosas iban a ser distintas, allá tengo un nombre porque gravé más de 800 discos en la década del 80. En esos años fui considerado el percusionista más grande del sur de Brasil. Pero prefiero estar en Corrientes, en mi país.

- ¿No le temes a los desafío?
- Soy un luchador y no le temo a los desafíos. Desde que llegué a Corrientes estoy conociendo gente y despacito estoy haciendo nuevos amigos. Tengo esperanzas de que nuevas puertas de trabajo se puedan abrir en este lugar.


Abierto a nuevas experiencias musicales

Carlos "el zurdo" Pérez fue profundizando la música percusiva a lo largo de vida, se formó en la música folclórica, brasileña, árabe, entre otras. Además ahora asegura que tiene varios instrumentos y sonidos para trabajar la percusión de diferentes perspectivas. Por momentos se acelera y por momentos vuelve a la calma, "desde mi llegada los amigos me abrieron las puertas. Tengo que tener paciencia y no entrar - como decíamos en Italia - en la paranoia", desliza.


Dejando por un segundo lo estrictamente laboral "el zurdo" se ilumina y se muestra feliz de estar entre su gente, en volver a tomar mate, en sentir el olor de la tierra, el olor del país, el olor de la gente. "Estuve 34 años fuera de la Argentina", cuenta y hace un silencio. "Estuve 34 años fuera de la Argentina", repite, "en Brasil grabé muchos discos con diferentes músicos. Me inicié en el grupo con Renato Borghetti. Con él hemos hecho giras por Latinoamérica y Europa. En Italia aprendí a trabajar con los djs, trabajaba en las discotecas y me dieron la posibilidad de jugar con los sonidos respetando el pulso que me iba marcando el metrónomo", cuenta y se enciende en detalles sobre estas diferentes experiencias musicales.


"Me gusta enfrentar a la tormenta"

El vaso de ginebra se agota mientras "el zurdo" sigue bebiendo agua sin gas. El grabador registra más de una hora de charla donde las experiencias musicales florecen en cientos de episodios a lo largo de su vida. "Tengo fe de que las cosas van andar bien. Me gustan los desafíos. Me gustan los desafíos y me gusta enfrentar a la tormenta", subraya y cuenta algunos proyectos que le han llegado para trabajar.

"El Zurdo" grabó con mucha gente, la lista sería inmensa reproducirla en estas líneas. A nivel internacional recuerda con gran orgullo que grabó en un disco de Laura Pauzini, puso la percusión en cuatro o cinco temas. En Brasil trabajó durante muchos años con Renato Borghetti creando música, tocando juntos por diferentes partes del mundo. También en ese país junto a Elton Saldanha, "este último creyó en mí. El me vio tocar el bombo leguero y creyó en mí. Domingo Cura fue el maestro, cuando se habla de bombo leguero hay que hablar de Domingo Cura. El es uno de mis maestros junto al Gordo Regúnaga, este último en cuento a la percusión de nuestro folclore del litoral argentino", cuenta.


"El Zurdo" junto al "Trío 180"

"El 8 de diciembre será mi primer concierto junto a los muchachos del Trío 180. La cita es en Cristóbal Café. Vamos a tocar jazz, bossa y boleros. Esta es una oportunidad para hacerme conocer, despacio voy a ir dando mis pasitos en Corrientes. Los amigos me están ayudando y saben de mi musicalidad", expresa con felicidad.

La charla se sigue poblando de anécdotas, comentarios, músicos que aparecen y vuelve aparecer con referencia a distintos momentos de su vida. Sobre el final, tras una pausa que lleva el agua al fondo de su organismo, piensa, escucha la pregunta y finalmente busca las palabras.

- Yo toco para mí. Cuando toco para mí estoy tocando para vos. Si yo toco para vos no toco para mí. Si la gente ve lo que yo estoy sintiendo, la mayor parte del tiempo cuando toco lo hago con los ojos cerrados, automáticamente cierro los ojos, es una cosa automática, entro en una atmósfera, solo la vida te enseñan estas cosas.

Concluye y la lo noche se va en sonidos de litoral, en una sonrisa, en música.

jueves, 1 de diciembre de 2016

"El arte puede cambiar el mundo"

Días atrás el músico, el autor y compositor Pochi Fernández presentó en Corrientes su banda "Listo quedamo así". Días antes había manifestado a esta revista que a "los temas hay que amasarlos, hay que tocarlos, hay que sentirlos. Para mí lo real es sentirlo en vivo, sentirlo en cada show", todas esas expresiones se hicieron carne en el público que los acompañó en este primer concierto. Hubo una energía y una fibra arrolladora en la noche, la música golpea directamente en el pecho con sus fraseos melódicos. Se le vio a Pochi Fernández rasgar su guitarra con gran felicidad, su mirada regaba al público, a los músicos, al lugar. Ahora una #PseudoCrónica de lo que dejó la velada.

paulo ferreyra
Foto Gentileza Gabriel Soto


Frente a la barra de sherwoos hay una fila de botellas de vooka, bacardi, jb en diferentes formatos, otras tantas que no logro leer. Entre todas ellas sin embargo veo ausente la vieja botella cuadrada de ginebra que aún sigue vistiendo así. El show estaba anunciado para las 22.30. A esta hora el bullicio se multiplica, copas que chocan, cubiertos que coqueteando en cada plato, la música del lugar parece ajena al show anunciado.



Pasando las 23 horas el tiempo ya se cuela en distracciones varias. Algunos músicos se acercan a sus instrumentos pero después vuelven a ocultarse bajo la penumbra del escenario. La ansiedad se cobra por la sed o el hambre, bebiendo sin piedad o masticando un maní tras otro. Mientras tanto sigue en agite la birome que apunta en este cuaderno raído ya de otras noches.

Finalmente aparecen todos los músicos y Pochi Fernández en el centro. Asoma además Emilio Karothy quien oficia de presentador. "Con Pochi somos amigos. Él tocó con todos, como dice León Gieco. Pochi Fernández es un músico muy talentoso pero poco importa eso porque lo más importante es que es un muy buen tipo. Ha decidido volver a Corrientes, ha formado una banda con grandes, talentosos y muy buenos músicos. Es una alegría enorme presentarlos. Para mí es una alegría y sé que ustedes van a disfrutar porque suenan espectacularmente bien. Gracias a todos por venir. Con ustedes Listo quedamo así", resaltó y tras sus palabras los primeros tímidos aplausos resonaron en el ambiente.

La músico arremetió sin preámbulos.

La noche se había anunciado con temas propios y los únicos covers fueron para abrir la velada, un homenaje a Sting con Fragilidad y a Hamlet Lima Quintana con Zamba para no morir. Después de esta apertura Pochi Fernández se dirigió a los presentes. "Muy buenas noches. Cómo están. ¿Todo bien? Hemos comenzado con un homenaje a dos grandes artistas, dos grandes poetas como Sting y Hamlet Lima Quintana, de este último hemos reversionado una zamba y la hicimos canción. Ahora vamos a continuar con un tema que me pertenece titulado "un modelo para amar" y luego seguiremos con "lágrimas".

En algunas ocasiones los músicos tiene la gentileza de no cobrarme el derecho de espectáculo ya que después me dedico a escribir estas #PseudoCrónicas. Aquí me cobraron y al principio me encabroné con exasperación, pesar, ira, cólera, después ese sentimiento se diluyó, de derritió como gelatina al sol cuando recordé el saludo del guardia que me abrió la puerta al ingresar al lugar, de la recepcionista que me acompañó hasta mi asiento, del mozo que durante la velada estuvo pronto en la atención, entre tantas otras personas que trabajaban sin descanso en la velada.

"Vamos a seguir con una canción que se denomina "pequeño poema" que cuenta una historia. Maestro - lo dice Pochi Fernández dirigiéndose a uno de sus músicos - cuando usted quiera", tras lo cual se escucha el clásico conteo de 1, 2, 3. Al cierre de cada tema el público se adelanta a los aplausos. Hay sonrisas amplias. Hay una energía y una fibra arrolladora en la noche, la música golpea directamente en el pecho con sus fraseos melódicos. Se le ve a Pochi Fernández rasgar su guitarra con gran felicidad, su mirada riega al público, a los músicos, al lugar. "Suena tremendo esto. Creo que el sonido podría estar mejor ajustado", resalta un músico y sonidista que se acercó a escuchar esta banda.

"Listo quedamo así" se dibujo en la pantalla gigante. Entre canción y canción Pochi volvió al micrófono. "Acá cerca nomás en el barrio Cambacua nació mi historia. Hoy la gente joven empieza a rescatar lo que es parte de nuestra raíces. A veces estamos mirando afuera, que no está mal, pero hay que mirar también para adentro. Nosotros tenemos muchas cosas para brindar, hay mucho para crear, para seguir investigando y para seguir trabajando sobre la música", expresó.



"Ahora viene una canción que la escribí hace mucho tiempo. Lo escribí un día y es prácticamente un sueño. Lo volqué a un papel y se convirtió en una canción. Más allá del mensaje creo que es un gran deseo y me atrevería a decir que es el deseo de todo el mundo. El mundo hoy vive un momento muy loco, angustiante, acelerado, difícil y este mundo lo hacemos nosotros. Creo que el arte es lo único que puede llegar a cambiar la historia de la humanidad. Los artistas apostamos a ese cambio y es nuestro deseo de estar mejor. Por todo ello compuse este tema titulado "algún día".

Ya pasan la media noche, sigo escribiendo sobre la velada mientras los mozos caminan sin descanso, en la cocina se dividen los equipos que cocinan y otros que lavan los platos, una señorita en la caja lleva una sonrisa puesta, mientras el guardia vestido de negro se ilumina detrás de sus amplios dientes blancos.

"El arte puede cambiar el mundo", vuelve a expresar Pochi Fernández. Durante la velada hablará casi todo el tiempo entre tema y tema, haciendo pequeños comentarios sobre una canción o sobre el grupo. En una de esas pausas comentó que el grupo "listo quedamo así" grabará su primer disco en Madrid y se distribuirá a todo el mundo.

"Para nosotros es un gran orgullo que desde corrientes y como correntinos hagamos esta jugada con canciones nuevas. Esta bueno jugarse por la cosa creativa y empezar a crear cosas nuevas. Me refiero a canciones nuevas y a la música autóctona. Es lindo escuchar nuevas canciones, creo que hay necesidad de las nuevas generaciones de empezar a cantar otras cosas y es brillante que esto suceda.

Es bueno que haya avidez por escuchar nuevas canciones, ese es el compromiso que tenemos para avanzar con las nuevas canciones. Soy de una generación que le costó mucho. No creo que a los jóvenes hoy le cueste pero ellos necesitan del público para ser aceptados. Estamos contentos de mostrarles hoy nuestras canciones y encarar este camino. Les agradecemos a ustedes la presencia. Gracias por el respeto. Gracias por el silencio", expresó con cierto entusiasmos en sus ojos y los acordes llegaron con el tema "algo está sucediendo".

Sobre el final Pochi Fernández presentó a la banda "listo quedamo así" conformada por Luis Cadau, Brian Fernando Acosta, Cesar Girard, Valeria Gómez, Julio Ledesma, Gabriel Soto, Federico Falcón y Paula Escalante Lisardia. Unos días antes de esta presentación había manifestado a esta revista que “la música es la perfecta combinación de los sonidos pero también es la perfecta combinación de las almas. Con el grupo fui muy claro desde el inicio, establecí una metodología de trabajo para el grupo y la metodología es trabajar, trabajar, trabajar”. El resultado quedó en la piel, en la cabeza, en el corazón, en el sentimiento de aquellos que disfrutaron de una noche diferente al resguardo de nuevos sonidos, nuevas canciones y una energía arrolladora.